La Resurreccion de Jesus: La Teoria Del Desmayo

Es de esperarse que los escépticos de la fe cristiana nieguen la resurrección de Jesús de entre los muertos. Lo que verdaderamente me toma por sorpresa es que algunos de ellos tienen la audacia de negar que Jesús murió en la cruz. Por supuesto, si no hay muerte tampoco puede haber resurrección.La teoría que Jesús no murió en la cruz es usualmente llamada la “teoría del desmayo.” Esta teoría ha sido resucitada vez tras vez. Claro está que esta es la idea que Jesús se desmayó en la cruz y después fué revivido. La evidencia principal que usan para apoyar esta teoría es que los evangelios admiten que Jesús estuvo en la cruz solamente un tiempo relativamente corto.Este argumento atribuye a la incompetencia o ignorancia de varias personas. Por ejemplo, los romanos, los cuales fracasaron en su tarea de asegurarse que Jesucristo verdaderamente murió; igualmente, los romanos y los judíos fracasaron en descubrir la decepción. Y los discípulos fueron lo suficientemente tontos para creer que Jesús había resucitado a sí  mismo de entre los muertos.Aún más, si esta teoría fuera verdadera, es extraño que los autores de los evangelios admitieran el corto tiempo que Jesús estuvo colgado en la cruz porque esto sería obviamente una vergüenza para ellos. Es especialmente raro que Marcos mencionara la sorpresa de Pilato al oir que Jesús ya estaba muerto (Mr. 15:44).Hoy en día, virtualmente todos los eruditos bíblicos reconocen que la “teoría del desmayo” es un argumento lleno de fallas. Lo impresionante de esto es que continúa saliendo a flote vez tras vez. ¿Se puede usted imaginar que Jesuscristo pudo aguantar seis juicios, una corona de espinas, azotes de parte de los romanos, la crucifixión, la lanza en el costado, la pérdida de sangre, tres días sin asistencia médica y después pudo vencer a un guardia armado, caminar con sus pies heridos –– y de alguna manera pudo convencer a sus discípulos que él conquistó la muerte y la tumba –– y que él era, en realidad, el Príncipe de la Vida? ¿Y que después de esto pudo vivir su vida en obscuridad y que murió de causas naturales?Mi querido amigo, si usted puede creer esto, la resurrección no debería darle ningún problema de manera alguna. La “teoría del desmayo” es extremadamente ridícula, pero lo sorprendente de esto es que hay gente que apuestan sus vidas en ella.

Recomendamos el libro Evidencia Que Exige un Veredicto por Josh McDowell (Editorial Vida).

MENU