Los Testigos de Jehova y El Destino Eterno de La Humanidad Salva

Los Testigos de Jehová dicen que sólo 144,000 cristianos “ungidos” irán al cielo en forma de espíritu, mientras que el resto de la humanidad salva vivirá en la tierra. ¿Como podemos responder a esta enseñanza?Cuando los Testigos de Jehová citan Apocalipsis 7:4 para demostrar que sólo 144,000 personas irán al cielo, podemos oponernos diciendo que este pasaje no se refiere a ningún grupo con destino al cielo, sino a individuos de las doce tribuos de Israel. Ahora, es posible que los Testigos de Jehová traten de argumentar que Israel simplemente simboliza la congregacion cristiana. Pero si interpretan a Israel simbólicamente en este pasaje, también tendrían que interpretar a los 144,000 simbólicamente, ya que ambos se mencionan en el mismo versículo. De cualquier manera, esa enseñanza se derrumba. A menudo, los Testigos de Jehová también citan Apocalipsis 14:1-5; pero otra vez, nada en este pasaje prueba que sólo 144,000 individuos salvos irán al cielo.  Por otro lado, los Testigos de Jehová reclaman que la “grande muchedumbre” de Apocalipsis 7:9 es una descripción de la tal llamada “clase terrenal” –– individuos salvos que no son parte de los 144,000.  Lamentablemente, la mayoria de los Tesigos de Jehová creen que su única esperanza es el ser parte de este grupo, puesto que los 144,000 “boletos” al cielo ya “se han vendido.”  Es interesante notar que, todos los pasajes que se refieren a la grande muchedumbre –– tales como Apocalipsis 7, versiculos 9 y 15 –– ponen a este grupo delante del trono de Dios que, segun Apocalipsis 11:19 está en el cielo. Esto es exactamente lo contrario de lo que enseñan los Testigos de Jehova.Contrario a sus creencias, la Biblia declara que todos los individuos salvos vivirán en sus cuerpos físicos, o seran resucitados y glorificados –– semejantes al de Cristo (Filipenses 3:21; 1 Juan 3:2).  Ademas, las Sagradas Escrituras nos dicen que morarán tanto en los nuevos cielos como en la nueva tierra, que según Efesios 1:10, serán reunidos bajo Cristo. La verdad es que, todos los boletos no se han vendido; Jesucristo pagó el precio para que cualquiera que en el confie, en realidad sea salvo (Juan 3:16).Recomendamos el libro Respuestas bíblicas a los Testigos de Jehová por David A. Reed, (Editorial Vida).

MENU